El placer de restaurar

Hace ya tiempo me avisaron de una iglesia de Madrid para restaurar una serie de vidrieras que necesitaban reparación debido a su mal estado de conservación. Como suele ocurrir en estos casos, algunas requerían intervención urgente debido a su estado de deterioro. Una de ellas en particular, se encontraba con una parte considerable desaparecida la cual habían sustituido con un vidrio decorado con un vinilo para rellenar el hueco. Restaura_Proceso_vidrio_1 Movido por la curiosidad, pregunté a una de las monjas que estaban al cargo del mantenimiento del templo, que había sido de la parte de vidriera que faltaba. Me comentó que se había roto hace tiempo pero que recordaba que en el desván había una caja con los restos de la misma. Al cabo de un rato apareció con un recipiente de cartón que contenía varias piezas correspondientes del paño de vidriera desaparecido. Restaura_Proceso_vidrio_4Restaura_Proceso_vidrio_3Restaura_Proceso_vidrio_2 Trasladamos al taller dichos restos, junto con el conjunto de vidrieras a restaurar y nos pusimos manos  a la obra. Lo primero que hicimos fue eliminar los perfiles que correspondían a la tracería de plomo antigua y separar los vidrios que podíamos utilizar para su reconstrucción. Restaura_Proceso_vidrio_5Una vez realizada esta operación, se procedió a la limpieza de los vidrios aprovechables y a la reproducción de los vidrios desaparecidos con la misma técnica con la que se hicieron los originales hasta completar todas las piezas que componían el paño de vidriera Restaura_Proceso_vidrio_6 El siguiente paso de la restauración, fue emplomar todos los vidrios hasta componer el panel de vidriera desaparecido y dejarlo listo para integrarlo con el resto del vitral. Restaura_Proceso_vidrio_7 El resultado del trabajo nos llenó de satisfacción ya que el ventanal volvió a lucir una preciosa vidriera que se encontrabas incompleta. Restaura_Proceso_vidrio_8